Resurgir de las cenizas y volver a nacer. La vida del artista es un permanente construir y crear. Pero en este caso, la visita del cantautor rioplatense Brian Chambouleyron tiene un significado especial. El jueves 29 de diciembre, se une a ese tejido artístico que es la autogestión y ofrecerá un concierto solidario, para la reconstrucción del espacio La Guarida del Celebrante; que en setiembre pasado sufrió un incendio, y todo el esfuerzo y dedicación del cantante Rubén Giménez se hizo trizas.

“Fue uno de los primeros que me propuso tocar en su espacio. Se creó una relación muy linda, muy fraternal. Además está en un lugar rural y ese lugar para mí, es donde estaba la finca familiar de los Chambouleyron, donde pasaba todos mis veranos”, sostiene Brian sobre la relación que construyó con el artista mendocino, quien sufrió el siniestro de su espacio cultural ubicado en Colonia Segovia.

Este concierto especial que brindará Brian tendrá lugar en un escenario representativo para el arte autogestivo, como es Donde Duerme la Luna; el espacio cultural comandado por la artista plástica Viviana Ordóñez (ver aparte Donde el arte está despierto).

“Luego de enterarme del siniestro, me quedó en el aire la idea de hacer una función solidaria, porque este espacio tenía una función cultural, no comercial. La gente que pone voluntades para la difusión de la cultura y que defiende el folklore local tiene que ser ayudada. Me pareció una manera de devolver tanta generosidad. Además coincide con mi relación con Donde Duerme la Luna, uno de los primeros lugares donde me presenté como artista en Mendoza. Y hay una conexión con estos espacios independientes”, dice Chambouleyron.

“Como el Ave Fénix” se llama el concierto, donde el músico propone un recorrido por su repertorio más reciente, viajando por su espíritu arrabalero, criollo y latinoamericano; en formato voz y guitarra.

“Vengo de una gira muy larga por Europa y México y es una de mis primeras presentaciones en Argentina. Ahora tengo más repertorio que cuando presenté ‘Promenade’. Estuve trabajando con otros idiomas: francés, portugués, italiano. Es un repertorio internacional, siempre poniendo el eje en la canción criolla. Pero amplié el espectro”, dice.

-¿Estás grabando un nuevo disco?

-Sí. En el verano lo termino, seguro lo presento en marzo o abril. Charlamos con Omara Serú (artista plástica mendocina) para hacer el arte de tapa. Me quedé con ganas de hacerlo en el otro disco y esta vez coincidió. Para mí es un gran honor que ella haga el diseño.

-¿Y de qué se trata este próximo trabajo?

-Es un disco bastante internacional. La vida me llevó a estar un poco por todos lados y a recuperar, lo que es el repertorio extranjero y lo concebí en París. Ahí lo pensé. Es un disco donde van a participar varios músicos, como Minino Garay. También va a estar Fernando Fiszbein y otros. Va a ser un disco compartido, a diferencia de mis otros trabajos con el formato de juglar, de voz y guitarra.

Donde el arte está despierto

A puro corazón y tesón, hace cinco años la artista plástica Viviana Ordóñez abrió, en el corazón de Chacras de Coria, un espacio destinado a la cultura.

El lugar se llama Donde Duerme la Luna y ya es cita indispensable para el recorrido del circuito de salas culturales independientes de la provincia; que a sol y a sombra, con crisis o tiempos auguriosos, mantiene sus puertas abiertas; y es parte del tejido artístico de Mendoza.

“No tengo subsidios, ni los pedí. No es un proyecto comercial y sigo embanderando lo independiente. Es un espacio que se abre especialmente para el arte y el público responde con un silencio de teatro. Eso me enorgullece, porque la remamos a pasito de hormiga. Vengo de una familia de artistas y yo soy artista plástica. Por las conexiones que tengo, vamos armando la agenda, combinando exposiciones de arte y conciertos. Además, cuando vienen los artistas de afuera, aquí hay un pequeño lugar para recibirlos y hospedarlos”, cuenta Viviana Ordóñez sobre el espíritu de su espacio; que sigue apoyando a los proyectos de calidad.

Con sus manos, Ordóñez se sumerge en la cocina del lugar y es la cocinera del centro cultural, que ofrece una propuesta gastronómica en cada función, como un plus para el público que concurre los viernes y sábados.

“Tuve que meterme en la cocina, porque no cierran los números para tener un cocinero. Hay una propuesta gastronómica con dos menúes cuando hay un evento artístico. Eso es para mantener el lugar y todos los impuestos. No se abre como restaurante, sino que es un centro cultural con ese servicio. La gente viene y me saluda hasta la cocina y eso me enorgullece”.

Viviana lleva la frase “Por amor al arte”, a un nivel elevado y la convierte en bandera para sostener una tarea necesaria en la cultura mendocina.

“Hay un tejido de artistas que me parece valioso y estamos acostumbrados a remarla. Lo que prima acá es el hecho artístico, no hay necesidad de consumir, solo pueden disfrutar del espectáculo. Además los músicos valoran la seriedad del lugar, porque les damos lo mejor, para ser realmente coherentes con lo que uno hace”.

El jueves nuevamente recibirán a Brian Chambouleyron, como parte de un ciclo de conciertos solidarios que emprendieron para reconstruir el espacio cultural de Rubén Giménez.

https://losandes.com.ar/article/view?slug=brian-chambouleyron-trova-para-renacer